Hablemos de Viajes

Restaurante Casa Rufo de Bilbao

Mitad tienda y mitad utlramarinos el Restaurante Casa Rufo de Bilbao nació a comienzos del siglo XX cuando en 1902 y ocupando un edificio en la calle Hurtado Amézaga nro. 2 de Bilbao.

En un comienzo se trataba de una tienda de ultramarinos que con el paso del tiempo se transformó en un verdadero referente en la ciudad sobre todo por la calidad de los productos que comercializaban, sin embargo recién en 1956 Rufino pone al establecimiento el nombre de Rufo cuando la tienda se traslada a su actual ubicación en el número 5 de Hurtado Amézaga.

El hijo de don Rufino, José Luis, apasionado como su padre tanto por el fútbol como por la buena gastronomía, se convierte en futbolista terminando su carrera a los 31 años en el Levante y regresa a Bilbao retomando su actividad en la Casa Rufo.

En la época y como recuerdo de sus habituales reuniones en la trastienda del comercio de su padre, donde se juntaban futbolistas y amigos de ambos, para disfrutar de un buen vino, embutidos y mejor conversación, se le ocurre a José Luis poner en marcha el restaurante que hoy es famoso en la ciudad y en 1995 el proyecto se concreta.

Excelentes ingredientes sumados a un trabajo constante en busca de la calidad transformaron este restaurante en uno de los preferidos por muchas celebridades que han visitado Bilbao, una fama merecida que sigue manteniéndose hasta hoy reflejada no solo en su magnífica atención y una decoración esmerada sino por la sabrosas propuestas culinarias de las que pueden disfrutar los comensales.

Entre las especialidades de Casa Rufo se destacan el Chuletón a la Brasa, el Lomo de Bacalao al Horno o pescados como el salmón, bonito y sardinas que se transforman en verdaderas exquisiteces a través del arte del ahumado.

La perfecta fusión entre tienda y restaurante lograda hace que ambas propuestas convivan en un ambiente sumamente acogedor, en sus dos salones con no demasiadas mesas brindándole mucho confort al lugar.

La carta de Casa Rufo se destaca por sus pocos platos pero donde prima el sentido de calidad sobre el de la elaboración, ya que en realidad se busca brindar el sabor original de cada producto sin alterarlo con demasiados condimentos o cocciones exageradas.

Platos simples como una ensalada de tomates se transforman en verdaderas delicias tanto por su aspecto como por su maravilloso sabor, en tanto que el chuletón a la brasa se presenta laminado y siempre sobre un plato caliente que permite mantener la temperatura justa hasta llegar a la mesa y por supuesto todo regado de alguno de los buenos vinos que ofrece su selecta carta.

En resumen, considero que el Restaurante Casa Rufo es  un restaurante diferente, que combina sus labores de cocina con su función de tienda de ultramarinos destacando ambas facetas por la alta calidad de sus productos.

Quienes visiten Bilbao deben probar los platos de Casa Bruno que abre sus puertas durante las horas comerciales como tienda de ultramarinos y ofrece después del mediodía y también por la noche una de las mejores ofertas gastronómicas de la ciudad de Bilbao.

Un restaurante típicamente familiar pero con un toque que lo destaca con una carta reducida pero con excelentes propuestas gastronómicas garantizando siempre la mejor calidad de la más tradicional cocina vasca.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =

Pasión por Viajar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies