Hablemos de Viajes

Sant Climent, pintoresco pueblo de Menorca

Un pueblo pequeño y pintoresco Sant Climent, es uno de esos sitios que merece la pena visitar por su simpleza, la arquitectura inglesas de sus casas adornadas con típicos huertos que les sirven de marco natural.

Esta pequeña población de poco más de mil habitantes se encuentra a 4 kilómetros de la ciudad de Mahón en la Isla de Menorca y es el lugar ideal para relajarse, disfrutar de un día agradable y de la excelente gastronomía que ofrecen dos de sus más destacados restaurantes.

Sant Climent  fue urbanizado en el año 1817 pero su construcción data de mucho antes cuando se levantara las primeras casas sobre un antiguo asentamiento conocido como Mussuptá, todos los trabajos de urbanización tuvieron como objetivo agrupar de forma ordenada toda la población que se encontraba dispersa en la zona, creándose en la época una asociación de vecinos que pasaron a ser los representantes del pueblo ante el Ayuntamiento de Mahón.

Su monumento más emblemático es la iglesia del siglo XIX  situada en la plaza principal de este pueblo dedicado casi exclusivamente a las labores del campo pero con la particularidad que conviven aquí varias culturas brindándole esa diversidad que lo vuelve tan encantador.

Un pueblo que merece de una visita también para degustar los excelentes platos que ofrece el restaurante Es Molí de Foc para muchos uno de los mejores de la Isla.

Su dueño Vicent pone de manifiesto todo su arte en la cocina y no puede negar sus raíces valencianas sobre todo cuando prepara sus exquisitos arroces o una deliciosa paella de vegetales, el pato o una de sus especialidades el arroz caldoso de cigalas con rape, setas y calamar.

Una bonita terraza invita a disfrutar de la noche durante el verano y saborear desde un buen vino hasta la mejor cerveza artesanal que el propio Vicent preparar en su pequeña fábrica

La otra propuesta gastronómica es el bar y restaurante Casino de Sant Climent, un lugar fantástico para degustar las mejores tapas y los más exquisitos bocatas de la isla.

Para tapear es necesario dirigirse al bar donde los comensales podrán elegir entre una gran variedad de tapas entre las que se destacan calamares a la romana, sepia y albóndigas, todas preparaciones elaboradas con las mejores recetas tradicionales y caseras menorquinas.

Ya en el restaurante Casino se Sant Climent los clientes  podrán disfrutar de un menú diario con gran variedad de platos en un ambiente por demás acogedor. La cocina creativa de Es Casino puede verse reflejada en deliciosas recetas como las tostas de sobrasada con miel o un milhojas de calabacín con camot gratinado y culminando con un delicioso helado casero muy cremoso y liviano. Y los los martes por la noche la música de jazz se apodera del ambiente con el Jazz Club amenizando la velada recomendable para ir en pareja.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − dieciocho =

Pasión por Viajar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies